Cedecasa

Desde las promociones del comercio online hasta la publicidad de la tienda directa de Balay: variedad de reacciones ante el confinamiento.

Las tiendas físicas también han reaccionado, en la medida de lo posible.

Las reacciones de industria y comercio de electrodomésticos estos días frente a la «Corona-Crisis» están siendo de diverso tenor. Mientras unos han optado por poner un paréntesis a la actividad a fin de no incurrir en costes extraordinarios sin retorno, y aguardan para poner toda la carne en el asador en cuanto haya trazas de que puede recuperarse una actividad normal (dentro de pocas semanas), otros han estado impulsando su negocio de forma proactiva.

En el comercio, todos los que practican venta online han incrementado sus ofertas, fundamentalmente de informática, pero también de entretenimiento. Sin descuidar por ello la línea blanca. Los fabricantes también han hecho lo propio. Ofertas en televisores, directas de la marca. Y la audaz publicidad de Balay en televisión (cuando otros anunciantes de varios sectores dejaban en suspenso su publicidad en grandes medios, a pesar de que nunca su audiencia ha sido tan alta como ahora), invitando a cursar las compras directamente en el sitio web de la marca, balay.es.

Este último caso es de interés para cualquier manual. Balay ofrece descuentos en productos seleccionados, como apoyo al ciudadano en esta difícil situación de confinamiento, y servicio gratuito de envío, instalación (excepto campanas) y retirada del electrodoméstico antiguo, en un plazo de 48 a 72 horas, y con «seguridad e higiene garantizadas», que sin duda es una de las grandes preocupaciones del momento en los repartos y entregas de productos. Y con el mensaje «Seguimos entregando con normalidad». Obviamente, la mayoría de estas características son permanentes, no vinculadas a esta crisis, pero su valor queda más evidente en las actuales circunstancias.

Este es también el principal empeño del comercio físico: transmitir a los usuarios que siguen a su disposición aunque la persiana esté bajada. Son numerosos los comercios, en todas las áreas del país, que han difundido, en la medida de lo posible, mensajes online, a base de datos o vía redes sociales, recordando que están ahí, que atienden por teléfono u online, y que entregan producto a domicilio y recogen los aparatos viejos.