Cedecasa

El secretario de Fece expuso la situación y necesidades del comercio ante el Grupo Popular del Senado.

La Federación tenía prevista una «ronda parlamentaria», abortada por el coronavirus. Y hoy el comercio tiene nuevas urgencias.

Ayer por la tarde, el secretario general de la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos, Fece, Carlos Moreno-Figueroa, participó en una videoconferencia de hora y media con cinco representantes del Grupo Popular en el Senado (Salomé Pradas, Carmen Fernández, Teresa Ruiz-Sillero, Ana Alós y Alberto Plaza), a petición de estos, que deseaban informarse sobre la situación del comercio detallista en general como resultado de la llamada «coronacrisis». Moreno-Figueroa les trasladó información sobre el asunto, referida, como hemos dicho, a todo el comercio minorista, pero también con aspectos directamente relacionados con el de electrodomésticos.

IndentSe abordó la problemática de la aplicación de los créditos ICO y los avales para a pymes y autónomos. La solicitud de suspensión temporal en el pago de impuestos y cotizaciones. La necesidad de renegociación bilateral de los contratos de alquiler de locales comerciales. La aplicación de los ERTE y la necesidad de su extensión temporal. La necesaria reducción en los riesgos comerciales asignados por las aseguradoras, y las exclusiones temporales del RAI. El modo abordar la reapertura de las tiendas y la conveniencia de lanzar campañas de dinamización del comercio de proximidad. Y, por último, la necesidad de recuperar los Planes Renove de electrodomésticos, con lanzamiento de una oleada de estos de inmediato.

IndentSe da la circunstancia de que Fece tenía programada una ronda de encuentros con grupos políticos en el Congreso, antes del inicio de esta crisis relacionada con el Covid-19, que precisamente el coronavirus truncó. La ronda debía iniciarse el 17 de marzo con PP y Vox, y debía continuar con otros grupos más adelante. Pero esa fue justamente la primera semana del Estado de Alarma. Por supuesto (además), la situación extraordinaria desatada a partir de ahí modificó también radicalmente las necesidades del propio comercio, por lo que hoy son prioritarios otros asuntos que a mediados de marzo ni se habrían podido imaginar.