Cedecasa

BSH vende unos 700 millones de euros en España.

El año pasado no logró el nivel de 2019, pero se acercó, con la recuperación del segundo semestre.

Decíamos ayer que el negocio de BSH en España «se quedó corto» en 2020, al igual que ocurrió en Francia e Italia, como consecuencia de que el frenazo del primer semestre fue muy acusado.

Eso puede perfilarse un poco más. Durante la conferencia internacional con medios de ayer, los directivos de BSH indicaron que están «muy orgullosos» del comportamiento en España, donde hubo una fuerte caída en la primera mitad, y un rebote en la segunda, hasta el punto de que las ventas se acercaron al nivel del año anterior; no lo alcanzaron pero lo rondaron. «España fue muy golpeada por la pandemia en los primeros meses, con caídas de doble dígito, pero la subida posterior fue también de doble dígito».

Se adelantó una cifra: «prácticamente el nivel de los 700 millones de euros».

Sobre esto, cabe indicar que los directivos del grupo alemán estaban refiriéndose a ventas en el mercado español. No a la facturación de sus filiales en España. Como se recordará, en 2019 los ingresos de BSH Electrodomésticos España fueron de 1.415 millones de euros, un 7,8% menos que en 2018. Pero comprenden también la cifra de las fábricas, que en buena medida exportan (y facturan) a otras operaciones comerciales del grupo en el mundo.

El dato señalado ayer permite tener una idea del reparto de mercados para BSH España.

Obviamente, habrá que esperar a ver qué ocurrió con la fabricación y exportación de las plantas españolas, que también estuvieron paradas unas semanas. Pero, muy a grosso modo, la facturación de BSH España se reparte 50/50 entre ventas de producto al mercado interior (incluidos aparatos importados de otras fábricas del grupo) y exportación de fabricados en España: 700 + 700 millones.

BSH lanza una apuesta por el alquiler de electrodomésticos.

Un servicio de «suscripción» probado en Países Bajos, que ahora se lleva a Alemania.

Otra novedad curiosa de la conferencia de BSH de ayer con los medios de comunicación es la de que a finales de este año introducirá en Alemania el servicio BlueMovement, que ya lleva experimentando con éxito en los Países Bajos.

Allí, BlueMovement, «powered by Bosch», ofrece a los consumidores un servicio de «suscripción» en el que es posible elegir uno o más aparatos para el hogar, y un plazo de uso. Se solicita por internet, Bosch lleva el aparato a casa, en una franja horaria acordada (para que no haya que estar todo el día esperando que pase el repartidor), lo instala a domicilio, y ya está. Es posible alquilar de este modo frigoríficos económicos por 10,99 euros al mes, lavadoras por 9,99, lavasecadoras por 15,99, lavavajillas por 9,99, aspiradoras escoba sin cable por 12,99.

Preguntados los directivos del grupo por cuándo se piensa trasladar la idea a otros países, la respuesta fue que primero habrá que valorar los resultados de la experiencia en Alemania.