Cedecasa

Philips vende la división escindida de pequeño electrodoméstico, por 3.700 millones.

No comprende afeitadoras ni cuidado dental y del bebé.

No coge a nadie por sorpresa. Hacía años que se veía venir, el año pasado la división se escindió para explorar su venta, y ahora se ha confirmado. Philips (o, con su nombre actual, Royal Philips) informa que ha firmado un acuerdo de venta de su división de «Domestic Appliances» o pequeño electrodoméstico, con sus actividades de aparatos de cocina, café, cuidado de la ropa, y cuidado del hogar, a una firma de inversión denominada Hillhouse Capital. Se espera que la transacción se complete en el tercer trimestre, una vez concluyan los procedimientos necesarios y se obtenga la aprobación de los reguladores de la competencia. El importe a abonar será aproximadamente de 3.700 millones de euros, aunque lo que Philips percibirá finalmente (descontados costes y tasas) serán unos 3.000 millones. La división facturó unos 2.200 millones de euros el pasado año.

El acuerdo incluye una licencia exclusiva de marca, para el nombre Philips y algunos otros asociados, por un plazo de 15 años, con unos 700 millones de euros netos anuales en royalties, renovable.

Debe recordarse que Philips ya preparó esta maniobra hace más de un año, cuando escindió una división de Pae, en la que se integraron las mencionadas líneas de producto. Por esa misma razón hay que recordar, igualmente, que las líneas de cuidado dental, del bebé, las afeitadoras Philishave y otros artículos permanecen dentro de Philips, puesto que no habían sido escindidas.

El negocio de «Domestic Appliances» cuya venta acaba de acordarse deja de consolidar en las cuentas de Royal Philips desde el primer trimestre de 2021.

La división vendida a Hillhouse Capital mantiene su cuartel general en Países Bajos. Vende productos conocidos como la Airfryer («freidora» por aire, sin aceite), las cafeteras espresso «fully automatic» con «LatteGo», el centro de planchado a vapor Perfect Care Elite, el Air Purifier, y la aspiradora SpeedPro Max. Emplea a unas 7.000 personas en el mundo.